jueves, 23 de febrero de 2017

La inclusión selectiva

Antes de hablar de inclusión debemos pararnos a reflexionar sobre su sentido literal y sobre su extensión.

Imagen de Pixabay con Licencia CCO

Cuando planteamos una educación personalizada, donde cada alumno avance a su ritmo, estamos promoviendo modelos de participación, presencia y progreso. Estos modelos son muy difíciles de cambiar en las mentalidades de años y años de integración, pero poco a poco los docentes van accediendo a nuevos formatos y nuevos modelos, nuevas técnicas, formaciones, herramientas TICs y TACs, y modalidades de agrupamientos, que van derrumbando ideas anquilosadas sobre la dificultad de proponer un modelo inclusivo en las aulas.

Cuando se propone con argumentos que un alumno con NEE esté en el aula junto a sus compañeros, parece que podemos argumentar mil teorías sobre sus beneficios.

Cuando proponemos con argumentos que el alumno participe de las mismas actividades que se presentan en el aula, surgen dudas. Estas dudas siempre están vinculadas a la falta de capacidad, al nivel de competencia curricular y sobre todo, y por encima de todo, a los dos grandes pilares que, queramos o no queramos, sustentan nuestro sistema educativo: la lectura y el cálculo.

jueves, 9 de febrero de 2017

Enemigo Público nº 1 de la Inclusión: Los Problemas de Conducta

Cuando imaginamos una escuela abierta a la participación de todos, donde alumnos con discapacidad o problemas de aprendizaje participan en aulas con un diseño multinivel, formando grupos de base en estructuras cooperativas y progresando en sus aprendizajes, queremos ver un aula en armonía trabajando con las premisas de ayuda y respeto mutuos. 

Imagen de Pixabay con Licencia CCO

Sin embargo esto no es lo que ocurre, por desgracia, en una gran parte de las ocasiones. Pienso que cualquier docente abierto al cambio de esta propuesta inclusiva estaría dispuesto a formarse en metodologías activas, en eliminación de barreras y en ajustes curriculares, pero cuando la diversidad no viene marcada por las barreras a la discapacidad, la limitación o la dificultad, sino por la conducta, el panorama varía sustancialmente.