lunes, 24 de octubre de 2016

Confesiones de una maestra agobiada con la inclusión

Todos los que habéis tenido ocasión de leer en algún momento u otro los artículos que escribo en favor de la inclusión y apelando al cambio de mentalidades hacia la cultura de la participación, sabéis que con frecuencia he sido crítico con aquellos docentes que miran para otra parte o que, de forma expresa o tácita, manifiestan que la inclusión no va con ellos.



Hoy quiero dar voz en este blog a una docente que reflexiona sobre ello, que quiere hacer todo lo posible pero que cierto día me confesó que todo está precioso en la teoría, pero que la realidad es otra cosa muy distinta. 

Os dejo sus confesiones, nacidas desde la más profunda de las verdades éticas y personales de un docente, para que nos pongamos también en el lugar del otro, para que comprendamos sus porqués. Merece la pena leer estas reflexiones de una docente "agobiada con la inclusión".

Por razones de privacidad de la maestra, y sobre todo de sus alumnos, hemos decidido mantener el anonimato y nombrar a los niños de este relato con seudónimos que escondan su verdadera identidad.

viernes, 14 de octubre de 2016

El reparto de roles: una propuesta para el aula inclusiva

Cuando planificamos secuencias didácticas en el aula que impliquen la participación en igualdad de condiciones y con aportaciones de todos los miembros del grupo, siempre pensamos en estrategias basadas en el aprendizaje cooperativo. En este post pretendo ampliar el concepto de participación hablando de la asignación de roles en las aulas, dentro o fuera del trabajo cooperativo.


viernes, 7 de octubre de 2016

La falta de recursos para la inclusión: ¿Excusa o Realidad?

Desde que estoy trabajando por una escuela que persiga un modelo inclusivo real, de enseñanza para todos, y que consiga las ya famosas tres PES (presencia, participación y progreso) con el alumnado con NEAE, siempre encuentro una constante en todas las conversaciones, discursos, encuestas y opiniones: la inclusión no se llega a realizar porque no hay recursos suficientes en el sistema.


La duda

Lo cierto es que no deja de ser una duda razonable el plantearse si la mera escasez de recursos es una situación suficiente para pensar que la inclusión fracasa en nuestro Sistema Educativo.

Ciertamente se torna en una razón necesaria para que la Inclusión se lleve a efecto, sin embargo no considero que sea una razón suficiente, ya que conocemos otras situaciones en las que, con la dotación de recursos adecuados, no se dio esta opción de escuela abierta a todos.