martes, 20 de septiembre de 2016

La docencia compartida: estrategia para la inclusión en las aulas

Cada vez más centros optan por la opción de no sacar del aula ordinaria a los alumnos con NEAE, y que sean los maestros de PT o AL, o un segundo docente, los que entren en las aulas a ofrecer los apoyos necesarios para que se produzca un aumento de la participación de los mismos en las dinámicas de clase.

Sirva como precedente a la temática que voy a plantear el post que escribí y que denominé "El apoyo educativo, ¿dentro o fuera del alua?", ya que puede sentar algunas bases sobre esta cuestión.


La Docencia Compartida

Dentro de las estrategias que se proponen para que la inclusión de los alumnos en las aulas se consiga de una forma eficaz para todos (enseñanza personalizada, multinivel, ABP, Bloom, Flipped...), existe una que debe ser la base de todo planteamiento que cualquier centro comience a hacerse para lograrlo: la docencia compartida.

No obstante se debe aclarar que la docencia compartida, por sí sola, no propiciará situaciones de inclusión real en el aula, ya que deben ir aparejadas de otras propuestas de trabajo que faciliten esta empresa.

La inclusión de los alumnos con NEAE pasa por renunciar a toda o a parte de la atención que reciben en las aulas de Apoyo a la Integración. Esta renuncia exige que los centros modifiquen su organización de los apoyos y refuerzos haciendo un giro hacia la "inclusión" de un segundo docente en el aula que apoye en las tareas que los discentes tienen encomendadas, reduciendo las barreras que determinados alumnos puedan encontrar en ellas. 


Desde esta perspectiva debemos ir tomando conciencia de que la docencia compartida en las aulas se torna como una medida imprescindible para la atención justa y equitativa de todo el alumnado, pero ¿cómo debemos plantearnos este trabajo conjunto en el aula?

Hoy me gustaría ofreceros algunas claves sobre la DOCENCIA COMPARTIDA

viernes, 16 de septiembre de 2016

"Hay personas que ni siquiera pueden camuflarse en la normalidad"

En más de una ocasión he hecho referencia a la figura de Nacho Calderón y a la importancia de su discurso para marcar mi camino en el trabajo por la inclusión.

Nacho es profesor en la Universidad de Málaga, concretamente en la Facultad de Ciencias de la Educación. Da numerosas conferencias y participa en congresos de todo tipo. Tiene una gran cantidad de publicaciones relacionadas con la inclusión y la discapacidad, entre las que destaco "Educación, Handicap e Inclusión".

Nacho Calderón y Antonio Márquez charlando
Entrevista con... Nacho Calderón


En el post que titulé "Mi renovada concepción de la inclusión" hice patente el giro conceptual que supuso en mi persona la entrevista que le realicé a Nacho, hace ahora casi un año, para el portal que co-dirijo "MesasNEE"

Cuando hablamos por primera vez me pareció una persona muy cercana y con las mismas ganas de luchar contra las desigualdades que podría tener yo. Creo que por eso conectamos y pudimos tener una charla tranquila, distendida, sin prisas y con un marcado carácter auténtico.

Hoy tengo el placer de compartir sus palabras con todos vosotros, de analizarlas y de invitaros a ver los diez primeros minutos de este vídeo de 55. Sé que cuando lleves diez minutos no podrás dejar de oírlo y de verlo.

¿Cual es la trascendencia real del término "Inclusión?

Según la visión de Nacho, la conceptualización que rodea al término Inclusión lo está convirtiendo en un término anquilosado y retrógrado que en poco o en nada se diferencia del concepto de Integración. A cualquier cosa la llamamos inclusión, aun cuando esté lejos de serlo.

Me gustó la definición espontánea que salió de su boca: 

La inclusión es tratar de entender por qué ocurren los desequilibrios existentes 
entre el entorno y las personas con discapacidad para tratar de adecuarlos.

La importancia de la persona y de la "cosificación" de la persona es trascendental para entender que hasta que no seamos capaces de darnos cuenta de que la discapacidad se trata de un problema de relaciones sociales entre las personas, no podremos encontrar entornos amigables que propongan auténticos lugares para la participación de todos.
Es en el entorno de las relaciones sociales donde acuñamos el término discapacidad. Una persona no es discapacitada, solo tiene una condición. El tratamiento que hace el entorno y las personas de su condición es lo que la convierte en discapacitada.

En la relación entre el niño y yo es donde aparece la discapacidad


Y son esas palabras las que calan en mi persona y van tomando forma y sentido. Estas palabras son las que realmente nos dan la posibilidad de entender que la sociedad que nos rodea es una sociedad homogeneizante, tendente a excluir a las personas porque se salen de la norma, y a ese "salirse de la norma" lo llaman "diversidad". 
Realmente no existe la discapacidad si no es vista desde una persona en relación a otra, comparándola con la otra, comparándose entre ellos. Y cuando no somos capaces de aceptar esta diferencia la anulamos.

La opresión es una cuestión personal. La persona con discapacidad está siendo discriminada por sus características biológicas concretas.

La escuela como perpetuadora de esta opresión

La institución escolar, tal como está diseñada no es más que una reproductora del modelo social establecido, en el que se busca que todos seamos cada vez más iguales los unos a los otros. Es una institución con una larga trayectoria homogeneizante contra la que es muy difícil ponerse en contra. Es más fácil culpar a la persona que a la institución, es más fácil culpar al niño que al maestro, a la escuela o al sistema.

Para Nacho Calderón la Evaluación Psicopedagógica debería ser una evaluación para la mejora de las personas, para su avance y desarrollo personal. En los modelos actuales de test estandarizados, que se empeñan en cuantificar las diferencias, está el germen del etiquetaje, del encorsetado, de la homegeneización. Son propuestas para continuar con la opresión y la falta de participación de las personas con discapacidad (o con alta capacidad) en la rígida escuela actual.

No todos aprendemos de la misma forma, no todos lo conseguimos con los mismos recursos, no todos llegamos al mismo sitio. Sin embargo aún cuando todos somos diferentes, queremos que todos lo hagan de la misma forma, y si no uno no lo consigue es porque falla él, no la norma.

En este sentido la Adaptación Curricular Significativa es un contrasentido en relación a la inclusión. Lo que hace es excluir a aquellos que no han aprendido de la misma forma que los demás por no aprender como los demás (dando por bueno que todos los demás aprenden igual).

La Adaptación Curricular Significativa es un legitimador del proyecto 
homogeneizador de la escuela

La entrevista

No he querido hacer nada más que una pequeña introducción al vídeo que os "regalo" a continuación. No es un vídeo dirigido solo a aquellos que tienen familiares oprimidos o que lo son ellos mismos, es un vídeo para aquellos que creen en esa escuela rígida e inflexible que perpetúa el modelo social excluyente. Nadie debiera perdérselo.




Agradecimientos

Si habéis visto el vídeo entenderéis por qué le estaré eternamente agradecido a Nacho Calderón Almendros. Mis agradecimientos por prestar su tiempo para la entrevista y para la edición del vídeo. Así como a Monty Díaz por su trabajo con la cámara. 
Un lujo poder hacerle todas las preguntas que sembraban mis propias dudas, y un lujo mayor oír sus respuestas espontáneas, respuestas nacidas desde la propia convicción de sus creencias.

martes, 6 de septiembre de 2016

La inclusión según... Gema Colás

Cuando las personas necesitamos poner nombres a las cosas, delimitar conceptos, definir términos, estamos intentado poner en claro una forma de entender algo para que no exista lugar a la ambigüedad o al desconocimiento sobre este aspecto.

Puede que en muchas ocasiones existan elementos, entes, acciones... a nuestro alrededor que desconocemos, o que están ahí pero no lo sabemos, o simplemente que no necesitamos saber. En estas ocasiones las personas no suelen ponerles nombre porque ni siquiera saben que existe. No tienen la obligación de aclarar términos. No necesitan poner límites o reglas a lo desconocido.

Esto es lo que les ocurre a los niños y niñas de Educación Infantil en relación al concepto de INCLUSIÓN: no necesitan saber qué es porque no saben excluir, no necesitan definir un término que diga que todos son parte de la clase, porque para ellos, todos son parte de la clase.



De esto sabe mucho Gema Colás (@una_mochila_), maestra de Infantil que a diario trabaja con estos peques en un aula inclusiva por defecto.

El Aula de Gema

Pues llevo tiempo dándole vueltas a esto de compartir mis experiencias y ahora que me siento a escribir no sé por dónde empezar, je,je,je. 

Que os parece si me presento, soy Gema Colás, (@una_mochila_), maestra de Infantil en un colegio de Madrid, CEIP Miguel Delibes, preferente para niños con dificultades motoras. Soy una amante de mi trabajo y disfruto con mi implicación. La primera condición para transmitir algo a nuestros alumnos es que aquello que queremos enseñar, nos lo creamos, debemos ser coherentes y procurar dar ejemplo con nuestra actitud (a veces, es difícil…pero hay que tenerlo presente y ser conscientes de que todos podemos mejorar). Los errores son grandes oportunidades para aprender. 

“Cuando cambiamos nuestra manera de ver las cosas, las cosas cambian”, Wayne Dyer. 

Cada niño, niña, chica, chico, profesor, profesora… cada persona somos diferentes, con nuestras cosas: intereses, características, necesidades, capacidades…. Por lo tanto, entiendo la inclusión como el conjunto de todo ello, respetando a cada uno como es. Es prioritario el criterio de pertenencia, nos sentimos dentro de nuestra clase, del grupo, cada uno somos una parte del todo y estamos conectados, necesitamos creer que tenemos un lugar y que pertenecemos. Necesitamos que escuchen nuestros sentimientos, pensamientos e ideas. Sentirnos con capacidad, necesitamos creer que podemos hacerlo, dentro de un ambiente seguro, sin juicios, sin culpa, vergüenza o sufrimiento, descubrir cómo afecta a los demás e involucrarnos en soluciones. 




Los pilares que sustentan mi aula son los peques, claro está. Nuestra labor principal es servir de guía y ofrecer recursos personales y materiales para que se den aprendizajes significativos. 

Creamos un entorno agradable, decoración de la clase y otros espacios. 

Actividades de respiración y relajación al subir del recreo, en momentos de nerviosismo, la rana tranquila y atenta, botes de la calma… 

Entrenar el pensamiento positivo: fijarnos en lo que hacemos bien, plasmarlo en murales, realizar vídeos, dialogar… facilitarles la convivencia con estrategias que a todos nos gustaría tener. “Las organizaciones que funcionan se basan en una comunicación que funciona. Y una comunicación que funciona sienta las bases de la confianza entre las personas”. Ferrán Ramón-Cortes. 

Actividades que fomentan la responsabilidad y la participación de los alumnos: el trabajo por proyectos, dejando a los peques ser los principales protagonistas de su aprendizaje, la organización del aula por rincones, encargados… 

Introducir a los más pequeños en el uso de las TIC, actividades en la pizarra digital, mediante lectura de códigos QR, introducción a la programación de un robot, Bee Bot… actividades a través de Realidad Aumentada. 

Actividades para trabajar valores, aprovechar los recursos del entorno o hacer participar a las familias: Carnaval, Día de la Paz, Día del libro, Semana Cultural, fiestas navideñas, contar cuentos en el aula, aportar material al aula del proyecto que estamos realizando, talleres de manualidades, libros viajeros… La participación de las familias en mi aula, es primordial son parte activa y protagonista de todos los procesos que se dan en el aula. 



En este artículo tengo que dirigirme a la administración, nuestros peques no tienen voz ni voto pero ellos, están representados por nosotros. En este curso nos han bajado los apoyos de maestros de PT y AL, por lo tanto sus refuerzos van a verse reducidos. Me parece una autentica salvajada recortar de personal que se dedica a la estimulación, ayuda, guía de peques ACNEE. Bajo mi tutoría de 26 alumnos de 4 años, están diagnosticados tres de ellos ACNEE, y para el día a día comprenderéis que su apoyo es indispensable. Abusan de la profesionalidad de los maestros a los que nos puede el sentido común y nos lo echamos a nuestras espaldas para que nuestros peques no se sientan afectados. 

Espero que el próximo currículo de infantil tenga el siguiente objetivo:
 
Conseguir personas respetuosas, capaces de gestionar bien sus emociones, que sepan establecer relaciones sanas y equilibradas con los demás y que aprendan a disfrutar y valorar lo que la vida les ofrece, en definitiva si queremos contribuir a formar personas más felices y preparadas para afrontar su presente y futuro en las mejores condiciones posibles. 

La vida es un camino a largo plazo, en donde somos maestro y alumno; unas veces nos toca enseñar, todos los días nos toca aprender”. Angélica Olvera 

Os regalo esta pincelada, en el blog http://unamochiladesuenos.blogspot.com.es/ se ve mucho más concreto el día a día en mi aula, mil gracias Antonio por dejarme compartir contigo algo en común que nos une, nuestra profesión.

jueves, 1 de septiembre de 2016

El primer día del resto de mi institucionalización

Volvemos hoy al cole después de dos meses desconectados de él, de su trasiego, de nuestras luchas, de nuestras renovaciones, de nuestros aprendizajes y desaprendizajes...

Hoy ha sido un día especial que me ha transmitido sentimientos encontrados de alegría, tristeza, miedo y esperanza.

Antes de comenzar mi primer día de trabajo he llevado a mi pequeño Hugo a la guardería, su primer día de guardería.


Después de dos años y tres meses de libertad, de aprendizaje natural, de curiosidad sana y saciada, de investigar su mundo solo con las limitaciones que el propio peligro pone. Después de su corto pero intenso recorrido por la vida, donde ha creado, ha soñado y ha preguntado sobre todo lo que le rodea; después de esta manera tan natural de ir creciendo, comienza una nueva etapa. Una etapa dentro de la institución a la que llamamos escuela.

Y como uno no deja de investigar, de formarse, de aprender sobre nuestra institución educativa, no he podido evitar el sentir un extraño miedo ante lo que se le avecina. Comienza hoy, en la vida de Hugo, una larga vida de maestros/as, cursos, colegios, institutos y quien sabe si universidades, masters, etc. que definitivamente lo alejarán, si no lo remediamos, del aprendizaje natural con el que genéticamente venimos programados y que nos empeñamos en institucionalizar y en cuadricular.

Todos recordamos aquella famosa expresión de Ken Robinson "la escuela mata la creatividad". Aunque en el fondo no tengo miedo de que se convierta en un niño "estanco", un imitador de imitadores a los que llamamos maestros, sí creo que el verdadero miedo no está en matar la creatividad, sino en matar la curiosidad

Habitaciones cerrradas, patios vallados y salas con llaves que serán las mismas en los próximos años, donde, pasados los primeros momentos de investigación, no darán más opciones para despertar el interés del niño. Todo se deja en las manos del docente, en su motivación e interés por hacer que los niños disfruten y sueñen en el cole, inventen historias, participen libremente, opinen y deliberen con sus poquitas palabras conocidas. Docentes que con su imaginación llenen de fantasía y color los sueños de aquellos pequeños a quienes arrebatamos su mundo natural encerrándolos en aulas. 



Son sentimientos de miedo y esperanza donde solo podemos esperar que tenga suerte. 

Con su mochila de Cars y tarareando una canción se iba alejando de su vida sosegada y tranquila hacia un nuevo mundo. Confiado porque sus padres le acompañan. Nada malo puede ocurrir. "Un sitio chuli para jugar y divertirse con amiguitos y con la seño".

Ningún docente tiene el derecho de arrebatar ese mundo interior de felicidad y alegría. Tenemos el deber de mantenerlo, esa es nuestra única función: no convertirnos en ladrones de sueños
Siempre ponemos el foco en el aprendizaje del niño, en la transmisión de los valores y saberes culturales, sin importarnos el precio emocional que ello suponga. 

Todos los niños aprenden a pesar del maestro

Esta otra frase sí debería calar en nuestras mentes y sacarle su transfondo generador de aprendizaje. Y no debe leerse de forma superficial, pensando que aunque el docente sea malo el niño terminará aprendiendo. Su importancia radica en darnos cuenta de que el aprendizaje no sufrirá daños hagamos lo que hagamos. Lo que sufrirá daños irreparables será la emoción del niño por aprender, su curiosidad, su alegría, sus ganas de volver al cole. Esta frase quiere decirnos a los docentes que nuestro foco debe ser "llenar de felicidad la escuela" Esa es nuestra principal función ética y moral, aunque no aparezca en ningún texto legal. 

Feliz regreso al cole, docentes. Feliz llegada al cole, Hugo.

martes, 28 de junio de 2016

La inclusión educativa: análisis de una lucha

Termina el curso 2015/16 y con él la primera temporada de este blog. Ha sido un curso bastante activo por mi parte, sobre todo en lo que se refiere a esa lucha incansable por difundir una idea que, a día de hoy, se presenta con muchas dificultades para convertirse en una realidad: la inclusión educativa.

A lo largo de 35 entradas he tratado de presentar la inclusión desde diferentes vertientes: 

Propuestas para el cambio

Planteé una primera etapa llena de propuestas que intentaban ofrecer alternativas a los modelos integracionistas que predominan en nuestros centros y que se alejan de la idea real de participación, presencia y progreso de los alumnos con NEAE. 
Aquellas primeras propuestas se iniciaron con el post en el que proponía cambiar el término de Pedagogía Terapéutica por Pedagogía Inclusiva, (idea original de María Eugenia) incluyendo seis características que debería tener el nuevo rol docente.


También intenté ofrecer alternativas a modelos rancios y poco ajustados a la escuela que queremos, aportando propuestas alternativas para los apoyos (dentro o fuera del aula), o poner en duda el modelo de adaptaciones curriculares que ofrecemos a los alumnos (las adaptaciones curriculares a debate). Se trataba de una serie de reflexiones que cuestionaban los modelos vigentes y ofrecían algunas alternativas.

El verdadero concepto de inclusión

Sin embargo, el punto de inflexión en mi visión sobre este concepto tan trabajado este curso lo marca mi entrevista con Nacho Calderón con motivo de la elaboración de un post para mi trabajo en MesasNEE, en su sección "Entrevista con...". 
Para preparar esta entrevista tengo que revisar la biografía de Nacho y leerme su libro "Educación, hándicap e inclusión. Una lucha familiar contra una escuela excluyente".
Llevo más de 12 años en el mundo de la inclusión, investigando, estudiando, leyendo, programando, trabajando, apoyando, formando... Pero no es hasta este momento cuando descubro el verdadero sentido de la inclusión. Esto lo reflejo en una de las entradas que menor repercusión tuvo en el blog: Mi renovada concepción de la inclusión. En este post realizo mi pasado, presente y futuro en la concepción auténtica de este concepto-.



La inclusión en lucha

A partir de este momento surge el verdadero espíritu luchador, el espíritu de la denuncia, de la indignación, de la reivindicación. Y publico el que a la postre es el post más visitado de este curso: "Fue el PT el que me dijo que lo llevara a un centro especial" que recibe la friolera de más de 12.000 visitas en 24 horas, hasta llegar a las 18.000 actuales. Esta entrada va de la mano de aquella otra en la que denuncio la facilidad con la que situamos el problema de la inclusión en el alumno en lugar de en el sistema: "No lo queremos en nuestra aula"
Estas son una serie de entradas que, sin duda, conectan más con las familias que con los docentes y que vienen a poner en sus bocas lo que tantos y tantos no sabían cómo expresarlo.
Una lucha que va llegando cada vez un poco más lejos y que, al menos eso quiero creer, va abriendo poco a poco las mentes de docentes, profesionales y familias para allanar el camino inclusivo.

Además, en esta fase abro el blog a la participación de otras personas, invitándolos a la sección LA INCLUSIÓN SEGÚN... Esta sección es una de las que más satisfacciones me da, ya que participan personas de la talla de Belén Jurado, Encarni Santana, La Rebelión del Talento, Coral Elizondo y Iratxe Garibi. Un lujo haber podido contar en mi blog con sus reflexiones y aportaciones excepcionales.



De la denuncia a la acción

Así es como titulo un post que cambia el sentido de mis publicaciones buscando ir más allá de la simple denuncia (necesaria por supuesto) pero vacía de contenido para aquellas mentes que ya se habían conseguido abrir: Cambio a la inclusión... pero dime ¿cómo?


En esta fase del curso comienzo a darme cuenta de que tenemos las redes sociales repletas de demandas, de denuncias, de propuestas al cambio, de miles de "esto no puede seguir así...", pero muy muy pocas sobre cómo generar ese cambio en el aula.

Y aquí surgen una serie de post que pretenden otorgar esa especie de ayuda para que los centros, docentes y familias se lancen a la aventura de incluir a TODOS.
Entradas como Metodologías Innovadoras e Inclusión, Descubriendo las barreras a la inclusión en el ABP, ¿Cómo enriquecer las actividades? o Ajustando métodos a niños, no niños a métodos pretenden ofrecer esta guía y que los docentes puedan ponerlas en prácticas en sus aulas. 

Reflexiones finales

La búsqueda de la inclusión educativa puede pasar por muchas fases y plantear diferentes formas de abordarla, sin embargo la única posible es la actitud por parte de todos. Cambiar mentalidades, desaprender modelos anclados en nuestro sistema de enseñanza cuesta, y cuesta mucho.
La reflexión a la que llego después de este largo año, lleno de buenas intenciones, es que en el modelo actual que tenemos no es posible la inclusión educativa, la escuela para todos, la personalización de la enseñanza.

Las trabas que ponen la cultura del esfuerzo, la evaluación normativa, la zona de confort docente, la pasividad de las administraciones, los intereses económicos, la permanencia de las clases... y tantas y tantas cosas, son demasiado importantes para que en nuestro modelo educativo se tengan en cuenta las diferencias individuales.
¿Realmente se quiere tener una escuela que ofrezca las mismas posibilidades a todos? ¿Realmente le importa a un padre de un niño "normal" que su compañero "deficiente" alcance todo su potencial? ¿o a un docente estancado la participación de todos los niños en sus métodos de aula?


He venido hablando de tres caminos complementarios y necesarios para alcanzar la plena inclusión: culturas, políticas y prácticas. Y creo que esta casa se está comenzando por el tejado: algunas pocas voces proponen prácticas inclusivas en sus aulas; muchos menos son los centros que instauran políticas de este tipo en sus centros (pioneros sin duda), pero prácticamente inexistente es el camino hacia una cultura inclusiva. Una cultura que pasa por un cambio de mentalidades, por una aceptación de la diferencia, por un respeto al ser humano como ser humano -sin condiciones ni capacidades-.

Verdaderamente la piedra angular de esta propuesta la sustenta la comunidad educativa en su conjunto. Y creo que esta comunidad viene con muchos años de un aprendizaje anclado en las mentes en el que se ha dado por buena la máxima aquella de que "no todos servimos para estudiar", sin cuestionar nada más, sin analizar las repercusiones en cada persona -en la propia persona-. Una máxima que excluye, que forma mano de obra barata, que conduce y reconduce personas y personajes al antojo de un sistema feroz que dominan aquellos que "sirven para estudiar".

Ese debe ser nuestro reto en el curso 2016-2017

@AMarquezOrdonez


miércoles, 8 de junio de 2016

Ajustando métodos a niños, no niños a métodos

Aunque el término inclusión está en boca de todos de un tiempo a esta parte, siguen proliferando por las redes métodos milagro, especialmente pensados para esta y aquella discapacidad, con atractivas presentaciones o adaptaciones, que hacen que los maestros, especialmente los de PT, sucumban sin remedio y terminen en aceptarlos como suyos, incorporándolos a sus aulas para su alumno con TEA, S. Down o TDAH... Me va a venir de perlas para Vanesa...



Los métodos "milagro"

Estos métodos a los que me vengo refiriendo suelen ser modelos basados en una serie de características intrínsecas a una determinada discapacidad. Es decir, su creación nace del hecho de establecer parámetros asociados a la discapacidad, y en función de esos parámetros diseñamos un modelo de trabajo que se ajuste a ellos.
Pensemos en la lecto-escritura para alumnos con TEA...

Características del alumnado TEA: 
  • Dificultades para la abstracción.
  • Problemas en la ruta fonoarticulatoria.
  • Aprendiz visual
Diseño del método de lectoescritura para alumnado TEA:
  • Modelo analítico mixto.
  • Se parte de la palabra hasta llegar a la letra.
  • Asociación imagen-palabra.
  • Diseño de palabras a aprender: bisílabas con sílabas directas, sílabas inversas, trisílabas...
  • Inclusión del modelo escritor.
Y ya tenemos el método diseñado para el Alumnado con TEA, listo para difundir en redes.

Hemos plasmado un ejemplo sobre un método de lectoescritura, pero existen materiales para la resolución de problemas, para relajarse, para hablar, para comunicarse, para sumar y restar... 
Todo aquello que pienses que se puede trabajar en la escuela con un niño, ya tiene su versión adaptada para el alumno con NEE.

Y además puedes encontrar métodos de resolución de problemas para alumnos con TEA, y otros métodos de resolución de problemas distintos para alumnos con TDAH, ya que como todos sabéis existen grandes diferencias entre las formas de procesar de los TEA y de los TDAH.

El profesorado especialista en atención a la diversidad se convierte de este modo en un gran contenedor de recursos adaptados prefabricados, listos para ser aplicados dependiendo de los diagnósticos que este año le asignen en su aula. 
Digamos que el sistema se ahorra gran cantidad de tiempo en los procesos de ajustes de modelos a las necesidades educativas especiales de los alumnos.
Aunque ya que nos estamos poniendo en situaciones estandarizadas, habría que replantearnos si el término apropiado sería éste, o el de "necesidades educativas especiales de los diagnósticos de los alumnos".



¿Dónde queda Vanesa?

Vanesa es la alumna de la que hablamos en el comienzo de este post: "Le va a venir de perlas a Vanesa". 
Pongamos que Vanesa es una chica con TEA, que tiene especiales dificultades en la procesamiento de la información por el canal fonoarticulatorio, es posible que sus capacidades de abstracción no estén tan afectadas como en otro niño con TEA, pero además tiene una gran habilidad para reproducir palabras oídas con anterioridad, incluso con dotes de imitación de la voz. Por otra parte le interesa mucho hablar de su perro, que causalmente se llama Willy (palabra que no se ajusta a las sílabas directas o a la pronunciación transparente del modelo propuesto con anterioridad).
Ante esta perspectiva, Vanesa tiene una serie de capacidades y habilidades que harían que el método anterior flaquease en cuanto a su ajuste a la alumna. 
Vanesa tiene un trastorno reconocido como Espectro y ello significa que no hay dos niños con TEA iguales, con patrones estándares, con características únicas a los que endosar un método concreto.
Pero no debemos irnos al término Espectro, igual ocurre con el TDAH, S. Down o cualquier otra condición que tenga la persona.

Anabel Cornago, en su famoso blog "El sonido de la hierba al crecer", ofrece un material excepcional sobre la Teoría de la Mente. Quien la conoce sabe que siempre aclara que ése es el modelo que siguió con Erik después de conocerlo como sólo ella podía conocerlo. Siempre nos aclara que este modelo no servirá si se aplica en otro niño tal cual está diseñado, sin ajuste personal, porque el otro niño no es Erik. Erik es Erik, y nadie más puede serlo.
María Victoria Troncoso es una de las creadoras del Método Global de Lecto-escritura para alumnos con S. Down más famoso que existe. Inicialmente, cuando lo editó, incluyó las fichas que ella misma había diseñado para su trabajo. En unos pocos meses retiró del mercado las fichas, al comprobarse que cada ficha debía ser elaborada por el propio docente o familiar en función de los gustos e intereses personales del alumno.

Existen grandes trabajos realizados en las redes por una gran cantidad de maestros de PT y/o de AL que son de una gran calidad, una gran creatividad y una buena dosis de ajuste a las NEE de los alumnos en general.
Estos modelos deben ser interpretados y adaptados por cada docente a las NEE que tenga presentes en sus aulas, en cada alumno, de manera personalizada, y en una gran cantidad de ocasiones no ocurre de esta manera. En la mayoría de los casos ajustamos al niño, lo hacemos entrar por el aro, forzamos el rendimiento del alumno, no del método. El método es buenísimo y viene avalado por tal o cual persona o institución. Si el niño no entra es que falla el niño. Hay que "atornillar" más al niño. Tiene que entrar cual entra un pie en un zapato pequeño: con un calzador.



No existen modelos milagros que sirvan para los alumnos con NEE. El trabajo del maestro de PT o de AL debe pasar por ajustar cualquier modelo a las capacidades personales y únicas de su alumnado, y si ese modelo es el modelo de su aula de referencia, comenzaremos a dar pasos de gigantes en el concepto de inclusión.

Los métodos prefabricados vs la Inclusión

En mi opinión, flaco favor hacen a la inclusión estos modelos estandarizados o prefabricados, creados sin tener en cuenta las motivaciones y peculiaridades de cada individuo.

Venimos plantando una reflexión sobre la conveniencia de adaptar los modelos a los niños, pero demos un salto más allá. Pienso que estos modelos, incluso ajustados a cada alumno, no favorecen para nada la inclusión del alumno con NEE en el aula ordinaria. Si entendemos por inclusión aquello de las tres P: presencia, participación y progreso, el maestro de PT y AL debería centrar su esfuerzo en ajustar el modelo del aula a las características personales del alumno.

Poco material se puede ver en las redes que parta de un trabajo de ajuste de los modelos del aula a las peculiaridades de los alumnos. Y es más, ni deberían verse. Lo que deberían proliferar en las redes sociales serían las estrategias que podrían seguir estos docentes para elaborar su propio "método milagro" partiendo siempre desde propuestas inclusivas, favorecedoras de la participación en el aula, y nunca con modelos segregadores, pensados para un trabajo individualizado del alumno alejado de la dinámica general del aula. 

P.D.: Todo lo que  hemos analizado hoy, ¿creéis que podría ser extensible a la Evaluación Psicopedagógica? Pregunta para la reflexión.

martes, 31 de mayo de 2016

Cómo trabajar la Comprensión Lectora en Alumnos Ciegos


La imagen muestra un dedo en un papel caña escrito en braille

DESARROLLO DE LA COMPRENSIÓN LECTORA EN ALUMNOS CON DÉFICIT VISUAL GRAVE O CEGUERA

  Jesús Pérez López desarrolla un estudio sobre las estrategias lectoras en la educación Primaria que resulta muy revelador. De este estudio me he permitido la licencia de adaptar algunas de las propuestas sobre comprensión lectora que realiza con carácter general, a las necesidades y particularidades de los alumnos con ceguera y baja visión. No obstante considero este artículo igualmente útil para alumnos con baja visión, e incluso sin ningún problema añadido.
Así comienza su artículo y así introducimos nuestras variantes:

   La mejora de la comprensión lectora no se produce leyendo, simplemente. Hay que enseñarle al alumnado una serie de estrategias que se lo facilite. Con estas estrategias mejora la comprensión sobre todo del alumnado que tenga dificultades. En el caso de los niños ciegos o de baja visión que funcionan en braille, los procesos de comprensión lectora se ven perjudicados en cuanto que la lectura no la pueden realizar usando la ruta visual, sino empleando la ruta fonológica (conversión grafema-fonema en todas las palabras) y sirviéndose de una especie de "ruta háptica" que les permiten anticipar la palabra sin tener que leerla al completo –letra a letra-, basándose en estrategias de tanteo y de aplicación al contexto y situación de lo leído. Evidentemente esto lo realizan lectores que no tienen grandes problemas en la fluidez. En la mayor parte de los casos los niños ciegos de tercer ciclo no tienen grandes problemas de fluidez.
   Al tener que emplear sus recursos atencionales en la decodificación natural fonoarticulatoria, dejan menos elementos disponibles en la memoria de trabajo para recordar aquello que están leyendo. Esto supone un hándicap en los procesos lectores que sólo puede ser compensado con una adecuada fluidez lectora mecanizada que libere procesos atencionales.